Economía de escala

Cualquier emprendedor al que le preguntes te dirá que le gustaría hacer que su negocio fuera más rentable y, claro está, más exitoso. Pero para conseguirlo, es posible adoptar diferentes estrategias. Mientras que algunos optan por ampliar su oferta de productos, haciendo uso de la economía de alcance (del inglés economies of scope, otros prefieren aumentar el output limitando su oferta a un número determinado de productos. Este procedimiento da como resultado, al menos en teoría, una economía de escala; término que procede del inglés “economies of scale”. Eso sí, da igual en qué idioma lo utilices porque ambos hacen referencia a la misma práctica.

¿Qué son las economías de escala?

Definición

Los términos “economía de escala” y “efecto de la economía de escala” describen la relación entre las entradas y las salidas de producción, es decir, entre el input y el output. Si una empresa decide aplicar el efecto de escala, intentará que la ratio sea positiva: al invertir en factores que afectan a la producción (material, horas de trabajo, etc.), el output, es decir, la cantidad de productos fabricados debería aumentar exponencialmente.

Los directores ejecutivos de las empresas industriales intentan alcanzar la mayor rentabilidad posible utilizando el mínimo esfuerzo. Y eso es exactamente en lo que consiste la economía de escala. En la producción de un artículo entran en juego varios factores: además del factor materias primas, es necesario considerar la mano de obra y la maquinaria. Cuando queremos obtener beneficios aplicando la economía de escala, se intenta que el output aumente de forma significativa. Para lograrlo, se recurre a la especialización de un número concreto de procesos de producción, sin que importe demasiado que se produzca un incremento meramente marginal sobre el input.

¿En qué consiste el efecto de la economía de escala?

La economía de escala se basa en la siguiente idea: si se aumenta la producción, el coste de producción de cada artículo individual será comparativamente bajo. La explicación la encontramos, por ejemplo, en el hecho de que los costes serán más bajos al aumentar los márgenes de compra de materias primas, hacer un uso más eficiente de la maquinaria disponible o de la logística. Al mejorar el proceso de producción, los resultados deberían, a su vez, ser mejores. Si dividimos los procesos amplios en acciones pequeñas, sencillas y repetitivas, es posible aumentar la producción. El pasado nos brinda el ejemplo de la línea de montaje que consiguió aumentar el output con una pequeña inversión sobre el input.

No solo se trata de reducir los costes fijos mejorando la utilización de la capacidad. Dentro del contexto de la economía de escala, la expansión de las operaciones es también importante: si se cuenta con más trabajadores, más puestos de trabajo y más maquinaria, el resultado obvio es un aumento del output. Si esta expansión se lleva a cabo hábilmente, lo normal es que la cantidad de artículos producidos aumente o que el coste por artículo disminuya.

3 tipos de economía de escala

En función del éxito de las medidas aplicadas, encontramos tres tipos de economías de escala. La ratio entre el crecimiento del input y el crecimiento del output es siempre un factor decisivo que afecta a esta clasificación. La teoría de la producción, que es una rama de la economía, utiliza el término elasticidad de escala para describir esta relación.

Economía de escala constante

Un efecto de escala constante significa un escenario en el que tanto el input como el output se incrementan de manera pareja. Es decir, la elasticidad de escala es igual a 1 ya que el output aumenta un 1 % cuando el input aumenta un 1 %. En la práctica, es muy raro encontrar este tipo de economía de escala.

Economía de escala negativa

Cuando hay un efecto de escala negativo o una deseconomía de escala (en inglés: “diseconomies of scale”), la elasticidad de escala es inferior a uno: se invierte en el input, pero el output no aumenta todo lo necesario o no aumenta en absoluto. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando existen límites de rendimiento naturales como ocurre en el caso de la agricultura. Aunque se utilicen cada vez más fertilizantes, el suelo siempre acaba llegando a un límite de producción de frutas. Este efecto de escala negativo también puede darse si, por ejemplo, se amplía una granja, pero los costes de organización empresarial se vuelven demasiado altos debido a la burocracia y acaban siendo imposibles de rentabilizar a través del aumento del output.

Economía de escala positiva

Cuando hay un efecto de escala positivo y la elasticidad de escala es superior a uno, el resultado es el deseado por cualquier emprendedor. El output es superior a la inversión realizada en el input. Para alcanzar este efecto, es posible realizar una expansión exitosa de nuestro negocio, o también intentar reducir los costes de producción, llevar a cabo un proceso de estandarización o desarrollar el poder adquisitivo.

Hecho

La reducción de los costes fijos juega un papel importante en la economía de escala. Algunos conceptos como los alquileres o la depreciación son fijos para una empresa. Si la empresa consigue mejores márgenes, esos costes se mantienen constantes, pero, en comparación con el output, habrán disminuido.

Consecuencias del efecto de escala positivo

Una economía de escala positiva, es decir, un incremento exponencial en el output debido a un incremento en el input, suele resultar en la creación de monopolios o, al menos, concentraciones, en las que existen unas pocas empresas que dominan el mercado. La explicación la encontramos en el hecho de que una empresa grande, ya establecida, que cuenta con una economía de escala positiva, puede producir más que, por ejemplo, dos empresas pequeñas. Esta tendencia acaba con una solo o unas pocas empresas dominando todo el mercado.

Economies of Scale, Economies of Scope y Economies of Density

Tanto la economía de alcance (en inglés: economies of scope) como la economía de densidad (en inglés: economies of densitiy) se utilizan con el mismo fin que la economía de escala (en inglés: economies of scale): aumentar el éxito en una empresa. Sin embargo, tanto los medios como las perspectivas que adoptan son diferentes.

La economía de escala se utiliza cuando se incrementa el input y, al mismo tiempo y de forma exponencial, también aumenta el output. Para conseguirlo, hay que combinar una serie de factores como la reducción de los costes fijos y la expansión de las operaciones. La economía de densidad, por otra parte, obtiene efectos positivos exclusivamente a partir de la reducción de costes: los costes unitarios disminuyen porque la concentración de clientes en una zona geográfica concreta aumenta. Al acortarse la ruta de suministro (pensemos, por ejemplo, en las empresas logísticas), los costes bajan.

Por otra parte, en la economía de alcance, al contrario de lo que ocurre con la economía de escala, no se lleva a cabo un aumento de la producción de un único tipo de artículo, sino que el aumento se produce en la cantidad de artículos ofertados. Al ofrecer a los consumidores un abanico más amplio de productos, aumentan las ventas. Lo anterior no implica que haya que desarrollar productos totalmente nuevos. A veces, tiene más sentido realizar modificaciones en los productos ya existentes (para poder utilizar los métodos de producción que ya están en marcha) con el fin de abrirse a nuevos grupos de consumidores sin tener que hacer una gran inversión adicional.

Economía de escala externa

Existe una diferencia entre la economía de escala interna, que es la que hemos descrito hasta ahora, y la economía de escala externa. En la primera estamos refiriéndonos exclusivamente al crecimiento de una única empresa, mientras que en el caso de la economía de escala externa nos referimos a un sector completo, incluso a toda la sociedad. En estos casos los costes de producción se reducen para varios actores del mercado. Las razones pueden ser varias. Aunque, en general, suele ser positivo para un sector, por ejemplo, que las empresas se encuentran ubicadas muy cerca unas de otras. Pensemos en los proveedores, que, de esta manera, pueden ofrecer mejores precios.

Además, se produce un intercambio intenso y, en gran parte informal, de conocimientos. Así es como podemos garantizar que se produzcan innovaciones, lo que supone un avance para todo el sector en su conjunto. Por último, se produce una agrupación de trabajadores cualificados y los empleadores encuentran menos problemas a la hora de encontrarlos. Algunos desarrollos consiguen crear economía de escala que afecta a distintos sectores. Este sería el caso, por ejemplo de la expansión de Internet que ha beneficiado a todos los sectores.

El efecto de escala explicado con ejemplos

Uno de los principales ejemplos de una economía de escala positiva lo encontramos en la introducción de la línea de montaje implementada en las fábricas de Henry Ford. Esta innovación técnica, que supuso una inversión en el input, sirvió para acelerar en gran medida la producción y aumentar el output a la vez que se reducían los costes. En lo que respecta a este ejemplo concreto, el efecto de escala, que al principio fue exclusivamente interno, fue desarrollándose y se convirtió en un efecto externo. Prácticamente todos los sectores se han beneficiado de esa innovación en algún momento.

Si nos situamos más cerca en la línea temporal, podemos ver como un gran número de empresas han desarrollado una economía de escala positiva como resultado de la globalización: al reubicar las fábricas de producción en el extranjero, los costes han podido verse reducidos en un gran número de casos. Esto también es aplicable a la compra de materias primas, que normalmente son más baratas en otros mercados globales.

Los ejemplos que hemos comentado supusieron grandes cambios económicos. Pero, a pequeña escala, también es posible introducir modificaciones que conduzcan a una economía de escala positiva: incluso una inversión en material de oficina (como nuevos sistemas de TI) puede llevarnos a aumentar nuestra productividad y, por lo tanto, nuestro output. Estos cambios nos aportan una ventaja competitiva que puede traducirse en más crecimiento. Como resultado, es posible expandir las operaciones, lo que nos da lugar a introducir una economía de escala aún más eficiente.

ES: Por favor, ten en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.

MX: Favor de tener en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.

Economies of scale

Every entrepreneur is interested in making their business more profitable, and therefore more successful. However, there are different approaches to achieving this aim. Whereas on the one hand you can try to expand the range of products on offer and profit from economies of scope, on the other hand you can increase your output while limiting your product range.

What are economies of scale?

Definition: economies of scale

The term “economies of scale” refers to the relationship between input and output in production. When companies try to adopt this principle, it is an attempt to make this ratio positive. By investing in production factors (materials, working time, etc.), the output – that is, the quantity of goods produced – should increase disproportionately.

In order to increase the profitability of an industrial company, many managing directors strive to achieve the greatest possible success with the least possible effort. Economies of scale describe exactly that. Various elements are required for producing goods; in addition to the raw materials, the input elements include labor and machinery. In order to profit from economies of scale, you have to significantly increase the output by specializing in a certain production process, with only a marginal increase in input.

How do economies of scale work?

The idea behind economies of scale is that by increasing production, the costs per unit produced become relatively low. The reasons for this are, for example, lower costs due to higher purchase margins for raw materials, more efficient utilization of machinery capacity, or well-established logistics. Improving the production process itself can also lead to a positive result. Production can be increased by dividing large processes into smaller, easily repeatable steps. In the past, assembly line production has also led to an increase in output with little investment in input.

In addition to reducing fixed costs through better capacity management, increasing the size of the business itself is also an aspect of economies of scale. A larger workforce, more workplaces, and more machinery should inevitably lead to higher output. When the upscaling is carried out effectively, the quantity of goods produced can increase and the cost per item can decrease.

3 types of economies of scale

Depending on the level of success achieved, a distinction can be made between three types of economies of scale. The decisive factor in the classification is the relationship between the growth of the input and output. Production theory, a branch of economics, uses the term “scale elasticity” to describe this relationship.

Constant returns to scale

Constant returns to scale is when input and output increase at an even rate. The scale elasticity is therefore exactly one, since the output increases by one percent when the input increases by one percent. In practice, this type of economy of scale is rare.

Diseconomies of scale

Diseconomies of scale means the scale elasticity is less than one: following an input investment, the output increases comparatively little or not at all. This can happen, for example, in agriculture due to natural yield limitations. Even if more fertilizer is used, the soil can only yield a certain amount of crops. Diseconomies of scale can also occur when the farm is expanded if the administrative costs of the business become so high that they can no longer be offset by the increased output.

Increasing returns to scale

The increasing returns to scale – with a scale elasticity of more than one – is the result every entrepreneur wants, since the output is greater than the input investment. Such an effect can not only be achieved by efficiently expanding the business, but also via decreasing production costs, standardization, or by exploiting purchasing power.

Fact

Fixed cost degression is an important aspect of economies of scale. For a company, certain items such as rent or depreciations are fixed. If the company begins to produce higher margins, these costs remain constant, but are now lower compared to the output.

Consequences of increasing returns to scale

Increasing returns to scale – the disproportionate increase in output, although relative to the increase in input – often lead to the emergence of monopolies, or at least an environment where few companies dominate the market. This can be explained by the fact that a company that has grown significantly due to increasing returns to scale can produce more than, for example, two small companies. This trend continues to the point where one company, or very few companies, dominate the market.

Economies of scale vs. economies of scope vs. economies of density

Like economies of scale, both economies of scope and economies of density can be leveraged for corporate success. However, the means and approaches used differ.

Economies of scale aim to increase input while simultaneously increasing the output as disproportionately as possible. This requires a combination of fixed cost degression and business expansion. Economies of density, on the other hand, draw their positive effects exclusively from fixed cost degression: unit costs decrease because the concentration of customers in a certain geographical area increases. In this case, supply routes are shortened – for example for logistics companies – and therefore costs are reduced.

Unlike economies of scale, economies of scope have nothing to do with increasing production of a single type of unit, but instead with range. By offering the consumer a larger range of products, sales increase. This does not necessarily mean that entirely new products have to be created. It can be more effective to adapt existing products, using existing production methods, in order to tap into new target audiences with minimal additional costs.

External economies of scale

The internal economies of scale, as we have described so far, are distinguished from external economies of scale. While the former refer to the growth of one company, the latter covers an entire industry, or even society as a whole. In short, external economies of scale reduce production costs for several market players simultaneously. There can be multiple and varied reasons for this. However, it is generally considered helpful for an industry when, for instance, companies are based geographically near one another. This way, suppliers can offer better prices.

It also breeds a lively and largely informal exchange of knowledge, ensuring new innovations which advance the industry as a whole. Finally, it encourages a pooling of skilled workers, making it easier for employers to find suitable workers. Meanwhile, there are also developments in creating economies of scale across industries. For instance, almost every sector benefits from the expansion of the internet.

Economies of scale examples

The introduction of the assembly line in Henry Ford’s factories is a prime example of increasing returns to scale. This technical innovation – an input investment – greatly accelerated production and increased output, while reducing costs. Assembly line production, having initially been an internal economies of scale effect, evolved to become a clear example of external economies of scale. Virtually all industries have since benefited from the innovation.

More recently, many companies have been able to develop increasing returns to scale in the wake of globalization. By relocating production facilities abroad, companies can often significantly reduce their costs. The same applies to purchasing raw materials, which are often cheaper in other global markets.

The examples mentioned above led to major economic revolutions. But even on a small scale, changes can be made that lead to increasing returns to scale. For example, investing in office supplies like new IT systems can lead to higher productivity and therefore increase output. This provides a competitive advantage and can lead to further growth and economies of scale. As a result, operations can then be expanded, allowing even more efficient economies of scale to be exploited.

Click here for important legal disclaimers.


Get your own .US domain now, the first year is free!



Limited time offer*





Enter the web address of your choice in the search bar to check its availability.
* Offer valid for customers with a bona fide US presence. Promotion ends on August 31, 2019.